Geopolítica de los sueños: República Venezolana-Guyanesa

Fecha de Publicación: 3 de Octubre de 2011

Geopolítica de los sueños: República Venezolana-Guyanesa

Tomado de:

http://www.aporrea.org/actualidad/a131064.html

 

Por: Alejandro Cardozo

 
Fecha de publicación: 01/10/11

   

Una de las libertades de escribir, es la posibilidad de soñar escenarios ideales y además plantear su posibilidad, su “posibilismo”. Venezuela se ha caracterizado por ser un país “posibilista”, desde ser el germen de la Independencia del imperio español en América Latina y el Caribe, pasando por gestos de paz como cuando fungió como nación intermediadora en la guerra centroamericana (el Grupo de Contadora, por ejemplo, donde se negoció la paz en El Salvador, Guatemala y Nicaragua, tras décadas de guerra, fue iniciativa de la diplomacia venezolana); el hecho de que a pesar de las pérdidas territoriales con Colombia (ante la sempiterna agresiva diplomacia colombiana) Venezuela haya optado por la paz (a diferencia de escenarios similares que han conducido a guerras fraticidas en la región como la del Chaco, la guerra de la Triple Alianza, las guerras del Pacífico…; ahora mismo Venezuela ha desarrollado una agenda con planteamientos concretos de unión e integración regional, los más destacables el SUCRE -un sistema monetario único para la zona sur- y UNASUR.

   

Acaban de reunirse las cancillerías de Venezuela y Guyana, con gestos de cordialidad realizar una hoja de ruta -de la “más alta diplomacia”- esta vez sobre un nuevo litigio territorial que demanda Guyana sobre la plataforma continental y su proyección marítima. El Esequibo Guayanés que reclama Venezuela es un objetivo diplomático superior, pero latente. Si repasamos la historia de la frontera venezolana (recomendamos los trabajos de Manuel Briceño Monzillo, Claudio Briceño Monzón y Nweihed Kaldone) nos remontaríamos al siglo XVIII, durante el reinado de Carlos III de España, el rey ilustrado por antonomasia que por Real Cédula, digamos, dibujó más o menos el actual paisaje de límites y fronteras de lo que fueron sus territorios en el Nuevo Mundo. El axioma único y definitivo para que las repúblicas nacientes -y libres- establecieran sus territorios respectivos fue el principio del uti possidetis iure, “como lo poseíais lo seguiréis poseyendo”… el principio de la estabilidad de las fronteras que utilizó por primera vez Simón Bolívar que ha sido emulado en todos los procesos post-colonialistas posteriores, e inclusive para confeccionar el nuevo orden geopolítico tras la desintegración del bloque socialista en Europa oriental, le otorgaba a nuestro país, legítima y legalmente, el territorio del antiguo precepto colonial.

 

En pocas palabras, la Capitanía General de Venezuela, antigua Provincia de Caracas (más los territorios de tierra firme e insulares añadidos en el transcurso de la colonia y la tardo-colonia) era una región bastante más grande que nuestra nación actual, por cercenamientos consecutivos de su territorio original a través de la pérdida de laudos y arbitrajes con Inglaterra y Colombia a lo largo del siglo XIX y XX (más el expolio territorial de Inglaterra). Pero la vocación de paz, activa y pasiva, ha sido la conducta de Venezuela a lo largo de su vida republicana. Ya se quejó Andrés Eloy Blanco en un derecho de palabra como diputado, en junio de 1941, donde condenaba que Venezuela, el cuartel general de la guerra de independencia americana, se dejara quitar territorio por Colombia, sin disparar una sola bala. Justamente eso nos define como una nación con mayor vocación americanista que Colombia, la pequeña, jamás la grande.

 

De vuelta a la Geopolítica de los Sueños y la reunión entre las cancillerías venezolana y guyanesa destaca de nuevo esa visión excepcional de Venezuela en cuanto a su conflictividad territorial. Una visión, acaso, solidaria, hermanada con principios integracionistas. Partiendo de ese hecho no me parece nada aventurado proponer aquí, en primer lugar, que en base a una, digamos, historia arawak y caribe prehispánica común: étnica, racial, lingüística, de los pobladores primigenios del manto guayanés, que le dieron el nombre a toda la zona, “Tierra de agua”, definamos un territorio histórico originario común.

 

En segundo lugar, la actual República Cooperativa de Guayana tiene otra controversia territorial con Surinam, en el lado oriental, es decir, Venezuela reclama -legítimamente- las dos terceras partes de la cara occidental del pequeño país, 159.500 km2; el reclamo de nuestro Esequibo, -reclamo que se le hacía a Inglaterra, su antigua metrópoli hasta 1966-, y Surinam otro tanto ¿cómo se define el estatus territorial de Guyana al filo de demandas internacionales?

 

En tercer lugar el Esequibo, por todo lo expuesto, es legítimamente de Venezuela, expoliado por la “canalla inglesa” en el siglo XIX, cénit del imperialismo británico en los mares del mundo. Esta región alberga una minería que requiere una explotación especializada, muy planificada y tecnificada, que sin la intervención conjunta de Estados fuertes -y ricos- quedará en manos, como ya ocurre parcialmente, de multinacionales que tienden a “africanizar” el proceso de explotación y extracción, enfrentando y manipulando grupos étnico-religiosos antagónicos para generar una conflictividad sostenida que ocupe al Estado anfitrión, más debilitado por una pugna de laboratorio, tendiendo poco a poco a dejar todo en manos de las multinacionales. Esos minerales van al combustible de las flotas aéreas de Europa y Estados Unidos, a los chips altamente especializados de la tecnología occidental, y en las minas y yacimientos de esos materiales estratégicos solo queda la guerra, la miseria y la muerte: son los nuevos Potosí de nuestra era.

 

En cuarto y último lugar, del lado venezolano, el famoso kilómetro 88 -yo he estado varias veces- en lo personal pienso que es un panorama sobrecogedor. Por un lado la exuberancia del paisaje se conjuga con una zona humanamente desertificada… un paisaje minero -descontrolado, no planificado- y por otro lado, una baja densidad de población de la mano con una pobre intervención del Estado en el lugar ¿Recuperaremos el Esequibo -cosa bastante improbable en el esquema actual pragmático de las relaciones internacionales, regido desde y por los intereses del capital privado- para simplemente expandir esa visión de desarrollo? ¿Para que recuperar territorio -mi voto de fe es que Venezuela sea territorialmente reivindicada alguna vez- si no hemos podido cruzar nuestra propia frontera sur? Seguimos desarrollando el eje costa-montaña desde el siglo XVI, sin ver el sur desde un esquema “caraquista” de desarrollo nacional, pero ese es otro tema.

 

En vista a los 4 puntos anteriores por qué no proponer una República Venezolana-Guyanesa, bajo los principios del latinoamericanismo-caribeño, el unionismo de pueblos que tienen más en común el camino que los define en la Historia que los fines económicos de intereses extraños y desafectos. Sería además un referente de fortalecimiento a través de la unión real y física de una nación con mayores capacidades económicas -de inversión social y de infraestructura- con otra que aportará robustez a un proyecto geopolítico, emanado de nuevos y originales principios de relaciones interregionales. No es suficiente que Guyana esté dentro de la red energética de solidaridad petrolera (Petrocaribe), ni es suficiente que Guyana sea parte de UNASUR, pues por un lado no confirma una nueva latitud geopolítica que más que agresiva, sería tenaz, y tampoco compromete a Guyana con un propósito que rompe los esquemas -sin herir- del orden mundial.

 

Mejor inventar que errar, como decía nuestro excéntrico favorito; estamos en tiempos que o inventamos o nos inventan a nosotros, de nuevo, otro modelo de relaciones internaciones y de desarrollo. Estas son repúblicas que no deberían convocar a terceros (Europa-EE.UU., China) a nuestro modelo de desarrollo: Inventamos, al mejor estilo del ilustrado Carreño: La República Venezolana-Guyanesa.

cardozouzcategui@gmail.com

 

Nota del editor del blog: Al referenciarse a la República Cooperativa de Guyana se deben de tener en cuenta los 159.500Km2, de territorios ubicados al oeste del río Esequibo conocidos con el nombre de Guayana Esequiba o Zona en Reclamación sujetos al Acuerdo de Ginebra del 17 de febrero de 1966.

 

Territorios estos sobre los cuales el gobierno Venezolano en representación de la Nación venezolana se reservo sus derechos sobre los territorios de la Guayana Esequiba en su nota del 26 de mayo de 1966 al reconocerse al nuevo Estado de Guyana .

“...por lo tanto, Venezuela reconoce como territorio del nuevo Estado, el que se sitúa al este de la margen derecha del río Esequibo y reitera ante la comunidad internacional, que se reserva expresamente sus derechos de soberanía territorial sobre la zona que se encuentra en la margen izquierda del precitado río; en consecuencia, el territorio de la Guayana Esequiba sobre el cual Venezuela se reserva expresamente sus derechos soberanos, limita al Este con el nuevo Estado de Guyana, a través de la línea del río Esequibo, tomando éste desde su nacimiento hasta su desembocadura en el Océano Atlántico...”

   

 Mapa que señala el Espacio de Soberanía Marítima Venezolana que se reserva, como Mar Territorial mediante el Decreto Presidencial No 1152 del 09 de Julio de 1968.

     

 

GALERÍA DE FOTOS

Publicar Comentarios

Los comentarios que aparecen en este sitio web son responsabilidad de sus autores y no de Guayana Esequiba.

Nombre:
(*)
Email:
(*)
Comentario:

* Escribe los caracteres exactamente como los ves en la imagen.


Guayana Esequiba.org(c) 2010 - Todos los Derechos Reservados.
Contáctenos